IVA – Criterio de Caja

Con efectos desde el 01 de enero del 2014 entra en vigor la Ley 14/2013, que aprueba una serie de reformas fiscales que afectan directamente al criterio de caja.

Esta reforma fiscal implica que el I.V.A. repercutido de las facturas emitidas se declarará en el trimestre correspondiente al cobro de la misma. Esto significa que quien recibe o soporta dicha factura no podrá deducirse el I. V. A. soportado,  hasta que pague dicha factura, aunque no esté acogido al mencionado régimen especial, por tanto:
–    El emisor de la factura declarará el I.V.A. repercutido en su liquidación de I.V.A., del período en el que la haya cobrado.
–    El receptor de la factura sólo podrá deducirse el I.V.A. soportado de la misma, a partir de la fecha en la que la haya pagado, aunque no esté acogido al criterio de caja.
–    A su vez, aquellos que estén acogidos al régimen de criterio de caja, sólo podrán deducirse el I.V.A. soportado por la totalidad de las facturas que reciba, en el momento en el que se paguen las mismas.
Si durante el transcurso del año en el que se ha emitido la factura, así como el posterior, no se ha pagado el I.V.A. de dicha factura, se considerará repercutido y por tanto se tendrá que declarar tanto como repercutido para el emisor, como soportado para el receptor.  La fecha del devengo será el 31 de diciembre del año posterior a la emisión de la misma.

Más información

¿Necesitas más información?

Contacta con nuestros expertos

 

24-02-2014