¿Se puede cobrar el paro y ser autónomo?

La respuesta es sí, aunque por un periodo limitado de tiempo. Si eres perceptor de la prestación de desempleo (o paro) de nivel contributivo porque has cesado tu actividad laboral con carácter total y definitivo y quieres darte de alta como trabajador por cuenta propia (o autónomo), puedes hacerlo. Es decir, la ley permite recibir el 100% de la prestación que te corresponda y empezar a trabajar como autónomo a cualquier edad siempre que tengas en cuenta los siguientes requisitos:

– La compatibilidad es posible por un periodo máximo de 270 días o por el tiempo inferior pendiente de percibir.
– Debes solicitar la compatibilidad en el plazo improrrogable de 15 días a contar desde la fecha de inicio de la actividad por cuenta propia.

Esta normativa también se aplica a los perceptores de la prestación por desempleo que se incorporen como socios de sociedades laborales de nueva creación o socios trabajadores de cooperativas de trabajo asociado de nueva creación, – siempre que estén encuadrados en el régimen especial de la Seguridad Social que corresponda por razón de su actividad por cuenta propia-.
El trabajador que se acoja a esta compatibilidad percibirá el 100% de la cuantía de la prestación por desempleo con el descuento del IRPF y sin deducción de cotización a la Seguridad Social.

Sin embargo, quedan excluidos de la compatibilidad los siguientes casos:

– Personas que inicien una actividad por cuenta propia y personas que se incorporen a una sociedad laboral de nueva creación o a una cooperativa de trabajo asociado de nueva creación, sin darse de alta como trabajador por cuenta propia en alguno de los regímenes de la Seguridad Social.
– Quienes inicien una actividad por cuenta propia o se incorporen a una sociedad laboral o cooperativa de trabajo asociado ya constituidas.
– Quienes causen alta como trabajador por cuenta propia en alguno de los regímenes de la Seguridad Social para incorporarse como socio a una sociedad mercantil.
– Personas cuyo último empleo haya sido por cuenta propia, con independencia de que hubieran causado alta en algún régimen de la Seguridad Social o en alguna mutualidad.
– Quienes hayan hecho uso de este derecho de compatibilidad en los 24 meses inmediatamente anteriores a la fecha de inicio de la actividad por cuenta propia.
– Quienes se den de alta como trabajadores autónomos y suscriban un contrato para la realización de su actividad profesional con el empleador para el que hubiesen prestado sus servicios por cuenta ajena, con carácter inmediatamente anterior al inicio de la situación legal de desempleo. Esta condición también se aplica si es una empresa del mismo grupo empresarial del empleador.

30-05-2017